viernes, 2 de enero de 2009

¿Promesa incumplida?


Mi hijo Miquel, recién cumplidos seis meses, ha iniciado hoy su (esperemos) fructífera etapa escolar. Ha ido por primera vez a la guardería.

Preferiría decir “escuela infantil”, pero falta mucho para que se haga realidad la tan cacareada promesa de todos los partidos –incluyendo al que está ahora en el Gobierno- de garantizar la escolarización de 0 a 3 años. Zapatero ganó en 2004 y 2008 con ese compromiso electoral que hasta ahora no se ha visto cumplido. No creo que el problema sea político, pues parece haber consenso social al respecto, sino económico en un doble sentido: por un lado, haría falta una importante dotación presupuestaria; por el otro, una red pública de educación infantil amenazaría los intereses de más de un tinglado empresarial.

Precisamente esta mañana, mientras empujaba a la inocente criatura en su carrito hacia su nuevo destino, me preguntaba qué ha sido del anuncio que hizo el gobierno hace tan sólo 4 meses sobre un “Plan de guarderías” –así se llamó en la prensa- con una dotación de 1.000 millones de euros en cuatro años. Medida que, aunque se quiera obviar, fue un logro del grupo parlamentario de IU-ICV en la negociación de los Presupuestos Generales para 2008.

Ya estamos en 2009 y quisiera saber si alguien lo ha notado. Asumo que en el País Valenciano estamos condenados a ser los últimos en beneficiarnos de una medida de ese tipo, y en la ciudad de Valencia más aún, pues la política de Rita Barberá está clara: favorecer la instalación de guarderías privadas con la aplicación de un “cheque escolar” insuficiente y que además es absorbido directamente en las tarifas. Pero imagino que en otras ciudades y Comunidades Autónomas con gobiernos progresistas -o simplemente responsables- habrá más interés por el asunto.

¿Fue el anuncio de Fernández de la Vega sólo un acto de propaganda? ¿La típica “primera piedra” de un proyecto a largo plazo? ¿O ha habido algún avance?

Madres y padres de España, hablad.

1 comentario:

javierM dijo...

Aquí en Madrid sufrimos más de lo mismo, pero no creo que la situación sea especialmente diferente en otras comunidades socialistas. Creo que ni siquiera es un problema presupuestario sino de concepto mercantilista de la educación. Te pongo un ejemplo: con los 8.000 millones de inversión que se van a gastar los ayuntamientos en asfalto y aceras (obritas de ocho meses no dan para más) se podían haber constriído cerca de 6.000 escuelas infantiles en edificios de nueva planta. A cien niños por escuela 600.000 plazas. Y encima, el uno de enero de 2.010 habría empleo para 60.000 personas a trabajar en las escuelas. Pero... a gastarse un pastizal en arreglos florales y el 1 de enero de 2.010 todos al puto paro de nuevo.