domingo, 2 de noviembre de 2008

Prietas las filas

Ayer tuvimos la Asamblea de EUPV previa a la IX Asamblea Federal de IU. Un encuentro de militantes caracterizado por el compañerismo, el debate respetuoso y la unidad. La votación de los documentos políticos dejó clara la posición de la inmensa mayoría de militantes del País Valenciano: 228 votos (el 94%) a favor del documento de Otra IU es posible, 8 votos para la NII y 4 votos para IU Abierta.

Para la elección de los delegados que iremos a Rivas dentro de dos semanas, hubo una candidatura única, que recibió 257 votos a favor en lista cerrada, 4 en lista abierta, 15 en blanco y 1 nulo. No será porque los estatutos de EUPV no favorecen la concurrencia de listas minoritarias, para lo cual sólo se exige el aval del 3% de delegados acreditados (ayer habrían bastado 9 firmas).

Si los medios de comunicación hubieran tenido interés en nuestra Asamblea, la habrían calificado de "congreso a la búlgara". Y es que, efectivamente, votaciones masivas como las de ayer son una excepción en la convulsa historia de una organización tan democrática y plural como Esquerra Unida del País Valencià.

¿Cómo se explica entonces la práctica unanimidad? Es el resultado de un largo proceso de defensa de la propia supervivencia de EUPV frente a una minoría desleal que ha acabado escindiéndose y practicando el tránfuguismo, un coordinador general dimitido que intentó imponer su dictado frente a la voluntad democrática de la militancia, y una prensa que se ha cebado con nosotros abusando de viejos y gastados clichés de resonancias macarthistas. Frente a esos ataques por tierra, mar y aire, la única posibilidad de resistencia pasaba por hacer todos y todas una piña, como se demostró en el referéndum del 13 de enero de 2008. Participación y unidad. Una disciplina no impuesta sino asumida como ejercicio de responsabilidad.

¿Es esto positivo o negativo? Ni una cosa ni la contraria. Yo diría que es una respuesta excepcional ante circunstancias excepcionales, y que una vez éstas desaparezcan volveremos a la normalidad. En esta IX Asamblea todavía se juega una última batalla crucial para EUPV, pues sabemos que los ex-compañeros de IPV tienen puestas todas sus esperanzas en una escisión llamazarista a nivel estatal, que sería el banderín de enganche para ellos y el descrédito político para nosotros. Tenemos que evitarlo, hay que conseguir que IU salga entera y más fuerte de la IX Asamblea, para afrontar con condiciones un proceso de refundación de la izquierda alternativa. Una izquierda anticapitalista, federal, republicana, democrática y, por supuesto, también abierta.

Como dice un compañero del Partido Comunista, hace falta oxigenar la organización. Necesitamos una inyección de oxígeno para que la pluralidad no sea una mera declaración retórica sino una expresión real de la naturaleza de IU. Oxígeno para que los militantes asuman su responsabilidad personal en la conformación de las decisiones colectivas, que deben partir del debate libre de ideas y del ejercicio sin cortapisas de los derechos democráticos. (En ese sentido, el debate de las enmiendas a los documentos políticos en la Asamblea de EUPV fue -como siempre- todo un ejemplo, pues los delegados se posicionaron en cada momento según su propio criterio, produciéndose votaciones en que la dirección quedó en minoría o se expresó de manera divergente. Y no pasa nada.)

Cuando acabe el ruido de sables y prime la lealtad de todos al proyecto común, habrá llegado el momento feliz de decir "rompan filas".

7 comentarios:

Raül dijo...

Ahir va ser la segona vegada que participaba com a delegat a una Assemblea d'EUPV. Hem trobí a gust, i en la diferència, en el debat en sí, trobí el que hem de ser: Una organització viva i democràtica.
Endavant i ànims per a la Federal

ceronegativo dijo...

En hora buena compañeros, valencia como siempre, todo un ejemplo

Basseta dijo...

Completamente de acuerdo con el resumen de lo ocurrido el sábado pasado. Hasta ahora, cada vez que acudía a Valencia a una asamblea, volvía a mi casa disgustado, apenado de ver el tiempo y la energía que se perdía defendiendo planteamientos puramente personalistas.

El sábado, por primera vez, volvía orgulloso de haber participado en un debate puro y duro, sin personalismos, un debate sobre textos y sobre ideas, sin abucheos, sin insultos, sin desplantes, sin facciones.

No me importa formar parte de este batallón.

Anónimo dijo...

Pues yo espero que los cimientos políticos de esa practica unanimidad de la asamblea se mantengan. Eso querría decir que no tenemos más submarinos, que no hay gente pugnando por mutar IU en un engendro verde-regionalista, etc.

romenauer dijo...

Una pregunta: ¿Era tan difícil integrar a esos otros 12? Es broma...

No me lo tomes a mal porque va sin mala intención, pero al leerte me quedo perplejo. Si se presumiera de haber integrado a todo el mundo en un solo documento superador de los 3, lo entendería... pero presumir de unanimidades de una de las "3 patas" de IU después de la escisión de mayo, es como para echarse a temblar en cuanto al modelo de organización.

Me da a mi que un resultado como el de Madrid, por ejemplo, en el que hay representantes de los 3 en mayor o menor proporción, da una idea más aproximada de la composición global de IU.

Todo esto independientemente de que me parezca un error de bulto la gestión de esta enésima crisis y el falso debate en torno a los documentos.

Un abrazo

Ignacio Blanco dijo...

Romenauer, dos aclaraciones:

1- No "presumo de unanimidades", sino que contextualizo una "práctica unanimidad" con base en circunstancias coyunturales relacionadas precisamente con la escisión.

2- No creas que han desaparecido de EUPV las posiciones políticas representativas de la pluralidad de EUPV, ni las personas que las encarnan. Podría aventurar que la mitad de los delegados que iremos a la Asamblea Federal y que ya fuimos en 2004, votamos entonces a LLamazares, pero los acontecimientos posteriores nos hicieron rectificar. Incluso te diría que en la Asamblea de la "práctica unanimidad" habría muchas decenas de personas que votaron en los últimos procesos internos antes de la escisión con aquellos que se fueron (con las actas de diputadas o concejales). Simplemente mucha gente que en una situación normal podría haber apoyado cualquiera de los otros documentos, en la actual situación "cierra filas" en defensa de la supervivencia de Esquerra Unida.

Ojalá no hubiera sido necesario.

Salud.

pablo dijo...

saludos desde Ecuador una gran recopilación y una gran bibliografia que ud la preseta
felicitaciones
espero algun momento escribir uno y pueda conocer algo ma de mi cultura de mi pais
un gran abrazo desde ECUADOR
pablo