martes, 29 de septiembre de 2009

Intervención de Marga Sanz en el debate de política general en las Cortes Valencianas

Buenas tardes,

Gracias Sra. Presidenta, señorías, Sr. Presidente:

“Me siento orgulloso de una comunidad, cada vez más conocida, querida y admirada, que se posiciona como referencia para otras, por cómo se presenta al mundo.”

Éstas son sus palabras, señor Camps. La verdad es que lo que en estos momentos se presenta al mundo desde esta comunidad, ni es una referencia, ni es de admirar.

Señor Camps, la situación que estamos viviendo en estos momentos es de alerta roja, de ALERTA DEMOCRÁTICA. Su gobierno está cada vez más entrampado en una corrupción sin precedentes en nuestra historia: Fabra, sus trajes, los regalos del caso Gürtel y ahora la cúpula de su gobierno y de su partido implicada en una trama de financiación ilegal, según un informe policial que contiene documentos y grabaciones que ustedes no pueden negar.

No sólo la corrupción y el desgobierno son evidentes, el hecho de que el Tribunal Superior de Justicia se niegue a investigar los informes policiales, pone en duda la separación de poderes exigible en un sistema democrático.

Aquí lo que se debe investigar no son las cuentas de los partidos, que seguro que están claras, sino aquellas relaciones con la trama Gürtel que hablan de financiación ilegal.

Señor Camps, DEBE DIMITIR y el Consejo General del Poder Judicial debe intervenir para que estos presuntos delitos no queden impunes. La regeneración democrática es imprescindible, pero ni usted ni su partido quieren asumir responsabilidades, y mientras avanzamos en el desgobierno, la ciudadanía sigue pagando los efectos de la crisis.

Porque usted decía hace un año y lo ha vuelto a decir hoy, que el País Valenciano iba a ser el primero en salir de la crisis y que actuaría como motor de recuperación de la economía española.

Sr. Camps, me da pudor y vergüenza reproducir sus palabras porque su triunfalismo contrasta con el drama que viven los más de medio millón de parados y paradas ,con ese 45% que no recibe ninguna prestación, de las mujeres -que vuelven a ser expulsadas del mercado laboral- de los jóvenes en quienes se ceba especialmente el paro, de los inmigrantes, de quienes están sometidos a EREs con la incertidumbre permanente de su futuro; con el drama de las familias que no ingresan absolutamente nada, de ese 17% de valencianos y valencianas que viven bajo el umbral de la pobreza… o de quienes pierden la vivienda que no pueden pagar…. O el de los pequeños empresarios, autónomos, los pequeños agricultores…sin ayuda para resistir ante esta crisis.

Sr. Camps, si todo va tan bien, ¿cómo es que todo está tan mal? No ha planteado los problemas reales, se ha dedicado a hacer publicidad engañosa de sus políticas y de planes que no se cumplen. ¡Hay tal distancia entre lo que dice y la realidad!

Permítame que hable desde esta tribuna en nombre de estas personas, que son la expresión de la angustia real, del drama social y personal que se vive en la calle, porque

SR. PRESIDENTE, USTED HA DADO LA ESPALDA A LOS TRABAJADORES Y TRABAJADORAS.

Si su objetivo era convertir al País Valenciano en el eje de la prosperidad, tengo que decirle, Sr. Camps, que ha fracasado estrepitosamente. Porque, mire, el País Valenciano es la comunidad con menor dinamismo, tenemos más de un 21% de paro y una renta per cápita un 11% menor que la media del Estado.

Su modelo se derrumba, y digo otra vez: estrepitosamente. Ustedes eligieron la vía más vulnerable: precariedad laboral, bajos salarios, temporalidad… como base de un modelo productivo asentado en el ladrillo. Están dejando morir a nuestra industria tradicional, al igual que a la economía social, al igual que a centenares de pequeñas y medianas empresas, de autónomos,… sin posibilidad de acceder al crédito y sin mercado en donde colocar sus productos. Si ahora añadimos las consecuencias de la crisis internacional en el sector del automóvil y de la construcción, la realidad es desoladora.

SR. PRESIDENTE, USTED HA DADO LA ESPALDA A NUESTRA INDUSTRIA

Esta es una crisis del capitalismo globalizado, una crisis en la que se ha demostrado que el mercado por si mismo no regula una distribución justa de la riqueza y también que es incapaz de impulsar un sistema económico sostenible. Pero, esta gran crisis mundial está golpeando con mayor profundidad allá donde los mecanismos de control son más débiles, donde los servicios públicos y de protección son más precarios, y los sistemas productivos menos diversificados. Y eso ha pasado aquí, porque ustedes, Sr. Presidente, han hecho una mala fotocopia del modelo que entró en crisis.

Y en esa situación está el País Valenciano, que añade una crisis en el campo derivada de los bajos precios, de la falta de protección de nuestros productos y de la ausencia de ayudas para levantar este sector estratégico, garantizando una renta digna a nuestros agricultores y ganaderos.

SR. PRESIDENTE USTED HA DADO LA ESPALDA A NUESTRA AGRICULTURA

Porque, mire, ustedes han elegido un modelo especulativo absolutamente insostenible basado en el ladrillo. Las consecuencias han sido nefastas, porque han incrementado el clientelismo, dando alas a la corrupción política. Y, algo gravísimo: ustedes han destruido el suelo como medio natural, como fuente de riqueza real, algo que nos costará muchísimos años recuperar.

Ya es hora, Sr. Presidente de cambiar la legislación urbanística: hagan caso de la UE y hagan desaparecer la figura del agente urbanizador, y hagan leyes claras y sencillas para proteger el territorio y hacer el proceso administrativo público, equitativo y transparente. Porque…

SR. PRESIDENTE, USTED HA DADO LA ESPALDA AL MEDIO AMBIENTE.

Y hay más. Este modelo ha apostado por las grandes obras faraónicas de dudosa rentabilidad económica y social, en lugar de promover una red eficiente de transporte público y de proximidad. Hoy el País Valenciano se encuentra con una red de cercanías y de media distancia desarticulada y absolutamente insuficiente.

SR. PRESIDENTE, USTED HA DADO LA ESPALDA A LA VERTEBRACIÓN TERRITORIAL.

La gestión del agua, al igual que los residuos, es el otro gran desastre provocado por su modelo. Punto y final a los trasvases, Sr. Presidente. Gestione el agua que tenemos incidiendo sobre la demanda en lugar de generar expectativas de una oferta ilimitada cuyo único objetivo es seguir construyendo urbanizaciones con campos de golf. Porque es para eso para lo que quieren el agua, no para nuestros agricultores ni para el consumo normal de la población. No engañen más.

La Generalitat tiene que asumir sus competencias en materia hídrica, trabajar para evitar la sobreexplotación de acuíferos y contribuir adecuadamente a la preservación y regeneración de los ríos y espacios húmedos. Y si le citamos al Xúquer, el Segura o los humedales del sur del País, lo hacemos como exponentes de la desastrosa gestión que están haciendo.

Además, su Consell debería establecer políticas de ahorro y reutilización del agua invirtiendo en pequeñas infraestructuras. Deje de hacer victimismo barato. Porque…

SR. PRESIDENTE, USTED HA DADO LA ESPALDA A UN USO RESPONSABLE DEL AGUA

Han sido los peores gestores en democracia, hoy las arcas públicas están al borde del colapso. El endeudamiento ha sido una constante de su política obligado por los grandes eventos y un orden erróneo de prioridades en el gasto. Somos la comunidad autónoma más endeudada.

Es una situación insostenible, que contrasta con las rebajas de impuestos, las ejecutadas y las anunciadas. ¡Rebajar impuestos en medio de una crisis! ¡Y luego piden más financiación al Gobierno Central, que por cierto está pendiente la de los ayuntamientos! Financiación que depende de la participación en esos impuestos: ¡ABSURDO!

Durante los años de bonanza, Sr. Presidente, han favorecido a las grandes fortunas y les han bajado los impuestos. Eso ha incrementado el déficit y ahora no pueden afrontar los efectos más graves de la crisis. Por eso EUPV exige a su gobierno corresponsabilidad fiscal.

Porque rebajar impuestos sabemos qué traducción tiene para usted Sr. Presidente: bajada de calidad y privatización de los Servicios Públicos y deterioro de los sistemas de protección.

Los culpables de esta crisis no son el mercado de trabajo, ni el sistema de protección social o la provisión de servicios públicos. Por eso las soluciones de ninguna manera pueden venir desde la destrucción del estado del bienestar a costa de ampliar las desigualdades sociales.

SR. PRESIDENTE, USTED HA DADO LA ESPALDA A LA COHESIÓN SOCIAL.

Usted perdió en agosto la oportunidad de cambiar al Conseller de Educación, dando continuidad a quien no tiene autoridad moral y política para hacerlo. A ustedes les ha dado lo mismo el varapalo judicial a la Conselleria de Educación en su intento de impartir EpC en inglés. El gestor de ocurrencias sigue ahí, dirigiendo un sistema que está dando unos índices de abandono y de fracaso escolar superiores al resto de comunidades y uno de los peores de la OCDE.

Y así ha empezado el curso: 22.000 niños y niñas en barracones, sin un nuevo mapa de construcciones docentes, con un alto porcentaje de centros a la espera de completar la plantilla al 100%, con un déficit absoluto de plazas públicas de 0 a 3 años, incumpliendo el derecho a estudiar en valenciano y un largo etcétera.

Sr. Camps, su apuesta, no nos engañemos, no es en absoluto la escuela pública. Los hechos son los que son,….la realidad es tozuda y así lo demuestra.

Si no, no se entiende, además, la insuficiente financiación de la universidad pública cuando se debe abordar una reforma en profundidad de la misma, mientras ustedes mantienen una VIU absolutamente ruinosa y favorecen a las universidades privadas, casi todas confesionales. No tienen voluntad de salir de esta crisis primando la formación. Porque…

SR. PRESIDENTE, USTED LE HA DADO LA ESPALDA A LA ENSEÑANZA PUBLICA Y A LA INVESTIGACIÓN

La sanidad pública no está en mejores condiciones. Es el sexto año consecutivo que aparecemos a la cola de todo el Estado. El gasto sanitario per cápita es inferior a la media estatal y se traduce en menos médicos y profesionales de enfermería y en menos camas que el resto de comunidades.

Peor no lo han podido hacer. Los sucesivos gobiernos, los del Sr. Zaplana y los suyos se han esforzado por llenar los bolsillos de unos pocos a costa de la salud de todos y de las arcas públicas. Y eso lo han conseguido gracias a la creciente privatización del servicio. Le recuerdo Alzira, le recuerdo Torrevieja…

Sr. Presidente, si la sanidad pública está mal, la salud mental está peor. En este momento el panorama es desolador.

SR. PRESIDENTE, USTED HA DADO LA ESPALDA A LA SANIDAD PÚBLICA

Sr. Camps, durante lo que llevamos de legislatura ha dejado la política social en manos de los sectores más fundamentalistas y ultraconservadores de su gobierno, quienes han actuado en materias sensibles como es la protección de los menores o de los derechos de las mujeres.

Especialmente preocupante ha sido la actitud de su gobierno legislando contra el derecho de las mujeres a decidir sobre su embarazo, contra su libertad, convirtiendo a las mujeres en objetos y vientres de alquiler. Es una manifestación más de cinismo y de doble moral.

Por otro lado, ustedes han convertido al País Valenciano en la comunidad autónoma que más retrasos e incumplimientos acumula respecto a la Ley de Dependencia.

Hay dinero para la Formula 1, para la Volvo, pero no hay dinero para los dependientes, que se están muriendo antes que se reconozca su derecho a las prestaciones ¿Sabe Ud. CUANTO ESTÁN TARDANDO EN RECONOCER EL GRADO DE MINUSVALÍA .... ? Más de año y medio. ¿Qué le parece?

Y es que,

SR. PRESIDENTE, USTED HA DADO LA ESPALDA A LAS PERSONAS NECESITADAS DE PROTECCIÓN.

Sus prioridades no las tienen ahí. Ustedes optan por las bambalinas, por el papel couché, por una ficción que se ha derrumbado y nos dejan un legado que pagarán generaciones futuras.

Los efectos dramáticos de la crisis obligan, hoy más que nunca, a dar un giro social en el gasto público y ampliar las prestaciones. Sr. Presidente, ¡Ningún valenciano o valenciana puede estar sin ningún tipo de ingreso! EUPV le emplaza, Sr. Camps, a poner en marcha en toda su extensión la Renta Garantizada de Ciudadanía contemplada en nuestro Estatuto.

Le exigimos protección del empleo, que su administración no acepte EREs en empresas con beneficios y que aumente la inversión pública hacia proyectos socialmente rentables y generadores de empleo. Aborde de inmediato un Plan de construcción de escuelas Infantiles de 0 a 3 años, públicas y gratuitas.

Si hoy hay una foto elocuente de la injusticia, es el calvario por el que están pasando las personas dependientes. El Consell tiene la obligación de agilizar los trámites administrativos y habilitar la financiación necesaria para que estos derechos sean efectivos.

Porque ustedes, Sr. Presidente, no han gobernado para la mayoría de los valencianos y las valencianas.

Usted me dirá que goza de mayoría absoluta, que le reconozco, faltaría más, pero su gran debilidad es que no tienen un proyecto de futuro para el País Valenciano. Lo tendrán para favorecer a las empresas vinculadas personalmente con algunos de sus consellers, para favorecer a los grupos financieros, a las multinacionales, a las grandes constructoras, para manejar a su antojo los medios de comunicación públicos, pero no para los trabajadores y trabajadoras, para la industria y el campo, para los servicios públicos, para nuestra lengua y nuestra cultura, …para eso que nos cohesiona socialmente, que nos permite construir una sociedad justa y nos hace sentirnos parte de una misma comunidad.

Señor Camps, su gestión es todo menos un ejemplo de políticas al servicio de la ciudadanía.

Porque la corrupción se extiende como una mancha de aceite en nuestras instituciones.

Porque gobiernan con despotismo y oscurantismo, porque degradan la vida pública, porque pervierten todo lo que tocan.

Señor Camps, usted preside un Consell fantasma, un Consell que no existe, un Consell paralizado por sus problemas con la Justicia, sin iniciativa y sumido en el desgobierno.

Usted que presume de tener “tantos y tan buenos” principios morales: ¿Cuándo van a dejar de mentir, de engañar, de manipular?

No permita que la política valenciana se deteriore más.

Dimita, señor Camps, dimita.

2 comentarios:

rafa hortaleza dijo...

bien Marga bien.
¿no ha dimitido no? Me lo temía ;-)

cañasveras dijo...

bonito y elocuente discurso